simple

Simple, 2013

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fotografías: Mercedes Navarro.

Estamos en la misma calle por donde se accede actualmente a la Lonja, el acceso principal por la calle de las escaleras se encuentra cerrado, y detrás del Mercado Central. En esta zona el comercio si está, debe competir con un entorno que sabe vender y venderse y en Simple han sabido estar a la altura de las circunstancias. Cuando abrieron la tienda, a finales del 2013, ya dejaron clara su postura en su espacio virtual de Facebook a modo de “decálogo” para el que fuera a visitarles supiera la realidad; ellos no venden nostalgia, venden buen diseño atemporal y bien pensado ya sea de ayer, de hoy o de mañana. La importante materialidad de los productos que comercian se traspasa también a cómo se ha reformado el local; el edificio donde se ubica se encuentra recientemente rehabilitado y debe datar de finales del xix con una cota inferior a la de calle, amplios escaparates con marquesinas de madera, revoltones de rasillas en los forjados y fabricas de ladrillo de pie y medio para las fachadas. Todo se ha dejado desnudo, descarnado y a la vista. No hay trampa ni cartón. Los acabados son el resultado de un trabajo directo de las manos en los paramentos mismos. Lo mismo que en los objetos donde se puede ver que detrás de ellos hay personas que han dedicado su tiempo en su ideación y ejecución hasta conseguir ese acabado deliciosamente imperfecto.

La colección de objetos que han formado parte de nuestra vida, la forma ordenada en el caos en la que se exponen, , los olores, colores, el elemento verde, la luz que entra a raudales conjugan para que nada más entrar te sientas como en tu casa. También han sabido sacar partido de lo extraordinariamente fotogénica que es la tienda utilizando su logo (la palabra SIMPLE en una fuente similar a la Times New Roman sobre un rectángulo semitransparente blanco) como “marco” de las fotografías que publican en facebook para publicitar sus novedades. De forma inteligente han utilizado para publicitarse una serie de fotografías en la que sus objetos van formando parte de la vida cotidiana de alguien, un moderno, pero no sólo como un objeto que es simplemente bueno estéticamente sino que cumple una importante función en el día a día.

A pesar de tener tan poco recorrido, Simple ya ha aparecido en diversas publicaciones tanto locales 1, y 2 como nacionales mostrando un tipo de negocio que está cogiendo auge en estos momentos en los que se necesita tanto un punto de referencia para poder afrontar un futuro impersonal.

Por todo ello Simple es una parada perfecta para las mañanas de domingo después de visitar la lonja y antes hacernos un vermouth en la plaza del negrito.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *