Ricardo Bofill en la Comunidad Valenciana.

Cuando Bofill, con apenas 20 años, empieza a trabajar en la costa mediterránea acaba de volver de Ginebra donde había acabado sus estudios de arquitectura iniciados en Barcelona de donde había sido expulsado. Su padre, Emilio Bofill, es el encargado de desarrollar el plan parcial de La Manzanera en Calpe, Alicante. Bofill padre delega este proyecto en su hijo que acaba de fundar el Taller de Arquitectura junto con su hermana arquitecta y otros profesionales de diversas profesiones con la idea de hacer una arquitectura global y que abarque todos los ámbitos que se puedan ser afectados. Gracias a ello se desarrolla una concepción del planeamiento urbanístico que es la que perseguirá un valor añadido y una nueva pauta a seguir para las futuras urbanizaciones turísticas. Desgraciadamente, este tipo de planeamiento se ha visto poco repetido en proyectos similares posteriores de urbanismo turístico siendo el más copiado el modelo Benidorm que, si bien pueda resultar menos expansivo en el territorio al concentrar la población en edificios en altura, el paisaje resultante es totalmente diferente al paisaje original. Otro hito de sus trabajos en la Comunidad Valenciana, y del que me he sentido más cercana ya que he crecido durante su evolución, será el desarrollo del Plan Parcial para el nuevo Jardín del Antiguo Cauce del río Turia en Valencia. Aquí sentará las bases para crear el mayor eje vertebrador de una ciudad que siempre se vio dividida por el río y que, a partir de la transformación del cauce en jardín público, conseguirá unificarse.

A principios de los 60 contratados por Natalia Pérez Ortembach, terrateniente propietaria de los terrenos, comienza a desarrollar el plan parcial en la cala de La Manzanera en la alicantina población de Calpe. Con este plan parcial se intentaba un nuevo modelo de urbanismo turístico con unas bases más sólidas que lo que empezaba a realizarse en la época en otras zonas de la costa alicantina como el modelo de Benidorm donde predomina la construcción en altura. La idea planteada es trabajar con el entorno y adaptar las construcciones al terreno consiguiendo el menor impacto posible en el mismo y así mantener las bondades del paisaje. Además de las viviendas de veraneo se incluían en el plan un embarcadero, piscina, club social, etc de los que actualmente no queda apenas nada ya que se dejaron degradar hasta el actual estado ruinoso en el que se encuentran. La persecución de la expulsión del ámbito humano natural del coche es otra de las premisas del proyecto. No obstante, el modelo establecido y desarrollado durante más de 20 años se queda como ejemplo de un urbanismo de fines turísticos con un profundo respeto por el entorno en el que se encuentra y del que se alimenta creando un paisaje único.

La primera edificación que se construyó a principios de los 60 dentro del plan parcial de La Manzanera fue la urbanización Plexus. El modelo aterrazado de los cultivos mediterráneos adaptado a la orografía de la parcela determina la disposición de las viviendas. Se incluyen incluso a modo de casas-puente que salvan la carretera de acceso al complejo. Este modelo mediterráneo también llega hasta la materialidad en los muros de fabrica de piedra, los acabados exteriores realizados en mortero y teja cerámica para cubiertas junto con el guiño a las chimeneas de Gaudí convierten a esta primera intervención de Bofill en la zona en una declaración de intenciones. A pesar que las construcciones tengan más de 40 años siguen inalterables y en un buen estado de conservación.

Calpe dispone de uno de los accidentes geográficos más representativos de la costa alicantina; el peñón de Ifach se iza sobre la línea del mar mediterráneo adentrándose en el mismo y suponiendo una gran presencia visible desde casi cualquier punto de la población. Para el siguiente proyecto, el edificio de apartamentos Xanadú, Bofill se relaciona con el lugar creando un diálogo directo entre el propio edificio y el peñón. El desarrollo del volúmen a modo de roca que emerge del acantilado y mira al mar junto con el lenguaje mediterráneo en su materialidad de morteros y tejas cerámicas en las cubiertas hiperbólicas consiguen que, si bien es una gran presencia en el paisaje, no desentone con el entorno y enriquezca el paisaje mismo.

La Muralla Roja  es el edificio más representativo del conjunto de la cala de La Manzanera. La directa traducción al entorno calpino de un poblado árabe encastrandolo en una retícula a base de cruces no resta ni un ápice a la sensación de perdición dentro del edificio propia del referente directo. Las múltiples comunicaciones verticales a modo de escaleras que atraviesan todo el conjunto para llegar a la terraza comunitaria que alberga la piscina privada es una sucesión de marcos donde el paisaje del mar, el peñón o las montañas ganan aún más belleza y protagonismo.

Tras más de 20 años interviniendo en la cala de la Manzanera, Bofill realiza el último encargo del plan. Se trata del conjunto de viviendas de lujo, El Anfiteatro. Estas viviendas se ubican en la pequeña parcela resultante entre el edificio Xanadú y la urbanización Plexus quedando en una cota un poco superior a las mismas. Desarrolladas en una planta semicircular rematada por dos frentes longitudinales que se abren al mar, el acantilado y con el peñón de Ifach al fondo. Las viviendas se interrelacionan en un espacio común donde está la piscina del conjunto. El lenguaje cambia radicamente del resto de los edificios realizados en el plan hasta entonces siendo totalmente neoclásico. Conformado por viviendas dúplex con doble orientación y una terraza que eleva las vistas privadas sobre el peñón. Aparece por primera vez en la comunidad valenciana su combinación de lenguaje neoclásico y las estructuras de hormigón armado.

El contrato para el desarrollo del plan parcial de los Jardines del Turia se estableció entre el ayuntamiento de Valencia y el Taller de Arquitectura en 1981. El origen del proyecto surge en 1957 con la riada que hizo desbordar el cauce del río Turia causando muertes y grandes daños materiales en casi toda la ciudad. Tras más de 25 años debatiendo sobre el uso del espacio resultante de desecar el río y el desvío del cauce con el Plan Sur y, gracias a la presión ciudadana, el Ayuntamiento de Valencia consigue la propiedad frente al Gobierno Central del terreno resultante y se encarga al Taller de Arquitectura la realización del plan parcial de los futuros Jardines del Turia. En el plan se incluye la determinación de los espacios de diferentes usos deportivos, culturales, alzados respecto a la ciudad, etc dentro del desarrollo del cauce de más de 8 km. Más adelante le encargarán el desarrollo en detalle de dos de los tramos más representativos en el trazado del parque lineal.

El parque de l’Aigüera se plantea en Benidorm en el año 1984 para otorgar de verde a una ciudad que hasta entonces todo su elemento natural quedaba delimitado a la playa en su planeamiento. Se le encarga directamente con el apoyo de todos los grupos políticos del ayuntamiento de la época. Además del propio parque, contaría con un aparcamiento subterráneo que ayudaría a su autofinanciación junto a la revalorización del suelo urbano colindante. También se dota al parque de espacios donde puedan realizarse actuaciones al aire libre, pensando en el tradicional festival de la canción de Benidorm. El lago artificial complementará el parque de forma que ayude a autoregular la temperatura de la zona en épocas de mayor calor. Bofill se encuentra en pleno apogeo de su época de estilo de lenguaje neoclasicista y es el que utiliza persiguiendo la máxima industrialización de los elementos construidos del parque y dotarle de cierta representitividad dentro del municipio.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fotografías: Mercedes Navarro.

Referencia cronológica de las obras construidas por Ricardo Bofill en la Comunidad Valenciana.

  1. Plan parcial La Manzanera, 1962. Calpe (Alicante). 23 años.
  2. Edificio Plexus, 1966. Calpe (Alicante). 27 años.
  3. Edificio Xanadú, 1971. Calpe (Alicante). 32 años.
  4. Edificio La Muralla Roja, 1973. Calpe (Alicante). 34 años.
  5. Plan de ordenación del Jardín del Turia, 1982. Valencia (Valencia). 43 años.
  6. Edificio El Anfiteatro, 1983. Calpe (Alicante). 44 años.
  7. Parque de l’Aigüera, 1985. Benidorm (Alicante). 46 años.
  8. Tramos IV y V del Jardín del Turia, 1988. Valencia (Valencia). 49 años.

Bibliografía:

+ Noticia sobre el origen de La Manzanera en El buzón.

+ Plan parcial de La Manzanera en Vía Arquitectura.

+ La urbanización Plexus en el blog PaperBlog.

+ Nota sobre el Anfiteatro en el blog Atalayando Calpe.

+ Reseña en El País sobre el encargo de el Parque de l’Aigüera.

 

0 comentarios en “Ricardo Bofill en la Comunidad Valenciana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *