la peseta

La Peseta, fundación: 1906; reapertura, 2013

  • Ubicación: Calle Cristo del Grao, 16. Valencia localización
  • Cocina: Antigua bodega que en la reapertura se ha especializado en tapas caseras y aperitivos.
  • Estilo: Tasca con tapeo contundente, vermouth casero y buen ambiente en un entorno con mucho encanto.
  • Horario: De Lunes a Domingo abierto de 8 am a 00 am.
  • No dispone de sitio Web.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fotografías: Mercedes Navarro.

Antes que a La Peseta conocí a La Paca, me la presentó Amparo Ferrando en una pausa para repostaje de mi primer Cabanyal Intim. Quedé tan encantada de la maravillosa tortilla de 4 dedos, el magro con tomate y el conjunto inverosímil de objetos que se reunían en La Paca que cuando Amparo me dijo que habían abierto una sucursal enfrente del mercado del Grao nos fuimos a conocerla.

El local está ubicado justo enfrente de uno de los accesos del mercado del Grao, justo detrás de las atarazanas y a tiro de piedra de la avenida del puerto. Se puede considerar como la parada perfecta para una mañana del fin de semana que incluya mar, mercado y arte contemporáneo.

Aquí siempre se ha vendido alcohol desde que abrió como bodega en el año 1906 y eso debe notarse. Los expositores de botellas recorren todo el local y lo muestran orgulloso.  Tenemos variedad de vinos y bebidas alcoholicas pero aquí los que se reparten el pastel son el vermouth casero (1.5€ el vasito)  y la cerveza (1€ el quinto con tapa). Podemos calentar motores con el quinto y tapa ya que te sirven el quinto bien fresquito con lo que toque ese día, un trocito de tortilla sobre pan con unas olivas o un poco de tomate y queso acompañados de tramusos. Las tapas reinas son el pincho de tortilla, que lo tenemos por 3,5€ y de todas las variedades posibles desde la clásica de huevo y patata hasta la de huevo, patata y atún, y la ensaladilla rusa casera que cuando digo casera es que los trozos de patata y zanahoria son tamaño bolinche. También de mención es la escalibada de pimiento y berenjena. Espectaculares. Si lo que vamos es a hacer un aperitivo-comida-merienda-cena podemos continuar con platos más contundentes como embutidos, albóndigas como mi cabeza (que ya es grande), magro con tomate y arroz al horno. Todo servicio de ración y para compartir, lo que supone que debes ir con amigos de confianza de aquellos a los que les puedes robar del tenedor el último trozo de albóndiga.

La clientela es de lo más variopinta, ahora que La Peseta empieza a ganar presencia entre el modernor valenciano, nos podemos encontrar una estampa bien curiosa de dos personas que llevan las chaquetas bombers por motivos completamente diferentes sentados en dos mesas una junto a la otra.

El local se extiende hacia el exterior inundando la calzada porque dado que no sirven en mesa y tienes que ir a la barra a pedir y pagar si tienes el privilegio de conseguir una de las mesas altas de la terraza no tienes otra que estar cruzando la calle cada dos por tres. La suerte que al no ser una calle con tráfico excesivo al tercer vermouth puedes cruzar con tranquilidad mientras vas a por el cuarto. La decoración es lo que verdaderamente marca la autenticidad ya que siendo que siempre ha tenido un uso relacionado con la restauración muchos de los muebles son originales, de reseñar es la vitrina de bebidas ahora pintada en blanco que recorre todo lo largo de la pared de detrás de la barra y que supone la mayor presencia en el espacio. A partir de ahí las paredes han sido revestidas de los materiales más variados y más a mano. En el zócalo se ha utilizado papel de periódico, en las zonas de acceso y mesas, y en la barra de servir con azulejos 10×10 en blanco y negro que mantienen una mayor higiene para el trasiego que hay detrás. Toda la parte alta de las paredes está pintada de un color crudo para que el color se aporte con las obras expuestas en ella entre las que encontramos cuadros, plantas, objetos, etc. Como pequeñas sorpresas hay objetos totalmente descontextualizados que le añaden personalidad como una máquina de coser Singer apoyada sobre la barra alta. Consientes que cuando se viene a este local a uno se le pasa el tiempo volando no dejaron sin decorar el baño de forma sencilla pero eficaz, el baño de mujeres tiene el azulejado completamente pintado de rojo y con un mensaje estupendo: “Eres wapa y punto”. Por último el gran espejo sobre la barra alta que rebota la luz para que penetre hasta el fondo del local y contenta a la clientela moderna para que pueda hacerse unos selfies estupendos en un marco de lo más auténtico.

Nota. Si quieres comer unas fantásticas papas caseras no tienes más que voltear el mercado, encontrarás la churrería La Taurina regentado por un simpático matrimonio andaluz que te sirven churros y papas con el estupendo estado crujiente que requieren.
 
Geolocalización_

0 comentarios en “la peseta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *