Andreu Alfaro (1929-2012), el dibujante escultor.

El primer profesor en la escuela de arquitectura que nos habló de Andreu Alfaro fue el de Matemáticas, licenciado en Matemáticas y apasionado de las superficies regladas. Andreu, con sus obras escultóricas de los años 60 y 70, consiguió que estas figuras matemáticas fueran reconocibles para el gran público. Este sólo fue el punto de partida, a medida que supe más de este autodidacta me iba apasionando más por su trabajo y su punto de vista respecto la ciudad, el arte y la sociedad.

Andreu Alfaro nace a punto de finalizar la dictadura de Primo de Rivera y dar comienzo la segunda República en una familia en la que la profesión carnicera lleva varias generaciones con una tienda en pleno centro de Valencia. Esta coyuntura histórica beneficia a la familia Alfaro por sus tendencias republicanas dando inicio una época de esplendor en el negocio familiar. Andreu comienza su formación en escuelas con una pedagogía marcada por la ideología de la Institució Lliure d’Ensenyança  (Institución Libre de Enseñanza). Con el inicio de la guerra civil, la Institució desaparece y Andreu continua sus estudios en la Academia Cervantes y posteriormente en la Academia Santo Tomás de Aquino. Dos años tras haber finalizado el bachiller aprueba el examen de estado y decide no ingresar a la universidad  para aportar su trabajo en el negocio familiar. En estos momentos la situación económica de la familia ha cambiado debido a la conjunción de su ideología republicana y el nuevo régimen. Pasado un tiempo remontan el negocio familiar a base de una receta de sangre de vaca, sang i ceba (sangre y cebolla).  Durante su infancia es un dibujante empedernido y destaca en esta disciplina junto con los deportes. A pesar que en su casa no sea la de unos artistas, sus padres son coleccionistas de pintura y tienen mentalidad abierta ante las inquietudes de su hijo. Se casa con Dorothy Hofmann teniendo tres hijos juntos. Andreu, explica en la entrevista concedida a La Vanguardia, retoma la afición de dibujar tras un viaje con Dorothy y desarrolla el dibujo hasta un punto en el que los márgenes del papel le limitan demasiado. A consecuencia de ello da inicio su carrera de escultor. Su primeras esculturas las realiza en la cocina de su casa, durante sus ratos libres, construidas con alambre y hojalata. Estas obras le ocuparan desde mediados de los años 50 hasta principios de los 60, época en la que expone individualmente por primera vez. Durante los primeros años en el mundo del arte sigue manteniendo su trabajo en el matadero municipal. Forma parte del Grupo Parpalló a partir del año 1959 hasta su disolución en 1961 a causa de las diferentes corrientes que habían surgido dentro del grupo. A finales de los 50 gana el concurso para construir una fuente en el patio del colegio Alemán en Valencia, el colegio con una arquitectura racionalista y funcionalista que establece una relación directa con la fuente.

Tras conocer la obra de los contructivistas rusos y de Jorge Oteiza, con quien establecería una relación personal, su obra empieza a verse influida por ellos. En 1962, instala su segunda obra pública a los pies del peñón de Ifach de Calpe, Cosmos 62, desde mediados de los años 2000 la obra permanece bajo la custodia del IVAM. Comienzan las oportunidades para exposiciones internacionales destacando entre ellas su intervención en la Bienal de Venecia del año 1966 donde obtuvo un gran éxito. La obra escultórica de Alfaro evoluciona hacia un minimalismo cargado de concepto y conciencia social. Alfaro, a través de la disposición de sus obras en la ciudad, pretende transmitir conceptos para la sociedad. Un ejemplo de ello es la escultura para la mujer trabajadora, los títulos que da a sus obras subrayan esta idea de escultura protesta. Siempre rechazando el concepto y la pose del artista, consideraba la profesión del arte como una responsabilidad dentro de la sociedad y en base a ello desarrolló su obra. Es a finales de los 60, tras abandonar el trabajo en el matadero municipal para dedicarse en exclusiva al arte, cuando encarga al arquitecto Emilio Gimenez la construcción de su taller a las afueras de Rocafort. Coexiste con el Estudio de interiorismo Alfaro-Hofmann donde en la sala de exposiciones de planta baja contiene parte de la obra del escultor a la espera de ser completamente trasladada al espacio Taller.  El proyecto arquitectónico es el diálogo espacial de volúmenes sencillos en el que destacan las obras al aire libre del escultor y grandes espacios interiores propios para el desarrollo del trabajo en taller.  El uso de materiales industriales como chapas de aluminio plegadas para esculturas de carácter geométrico a partir de las generatrices marcarán el inicio de los 70.  La introducción de nuevos materiales tecnológicos en sus obras como el plexiglás y la investigación sobre la geometría y la simetría trazan el hilo conductor de esta década. Otro aspecto en el que influyen estos materiales es el aumento de las dimensiones de las esculturas que además siguen el discurso del mundo del arte del momento, los lugares privilegiados para la exposición de las obras consiguen que el arte vaya ganando presencia en el espacio público. El despegue de su trayectoria profesional en el ámbito local, nacional e internacional se consolida en la década de los 70. Se realizan varias retrospectivas sobre su obra en esta década tanto a nivel nacional como internacional. Es en los 80 y los 90 cuando vuelve a los materiales más naturales como el marmol o el granito desarrollando obras con gran sensualidad en sus formas. El grafismo forma siempre parte de su trabajo siendo uno de sus proyectos más destacables de esta disciplina el diseño del logo del IVAM. La diversidad de técnicas que aborda en la época final de su carrera engloban trabajos de escultura, diseño de logotipos-escultura, fachadas esculturales como la del pabellón español de la Bienal de Venecia, intervenciones urbanas de grandes dimensiones, dibujos, etc. Algunas de sus obras de esta época parecen influenciadas por la relación artística establecida entre Picasso y Julio Gonzalez a principios de los años 30 en París, cuando se unieron para una serie de esculturas basadas en el dibujo espacial de líneas técnicamente posibles gracias al uso de la soldadura autógena que por aquel momento estaba desarrollando Gonzalez. En su última etapa trata el tema del cuerpo humano, sus formas, sus movimientos, el trabajo sobre el dinamismo estático marca el final de su carrera con obras como el acceso al puerto de Barcelona en la que la escultura transmite una idea de desequilibro estático o su intervención en el campus de Bellaterra de la Universidad Autónoma de Barcelona, en la que cuatro torres construidas en granito rosa a modo de chimeneas industriales reivindican el pasado industrial de Barcelona en la sede de la UAB que tiene una vinculación más directa con la tecnología. Sus dibujos vertebran la evolución de su obra escultórica reflejando el desarrollo de ideas según el tema sobre el que trabajase en el momento junto con las pequeñas maquetas sobre las que iteraba hasta la construcción de la obra final.

La trayectoria del dibujante escultor Andreu Alfaro ha llevado sus obras alrededor del mundo mediante su ubicación en los espacios públicos de ciudades como Valencia, Madrid, Barcelona, Frankfurt, Venecia, Nuremberg, etc, y en exposiciones individuales y colectivas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fe de erratas 28/11/2014 : La Fundación Alfaro-Hofmann no existe como tal, por un lado el Taller Alfaro que tiene por finalidad la divulgación y conservación de la obra del escultor y, por otro lado, el Estudio Alfaro-Hofmann, estudio de interiorismo del hijo del escultor.

Galería de obras fotografiadas:

1959-1969

  • 1. Espacio para una fuente, 1960. Hierro pintado de aluminio. Fotografía Mercedes Navarro. Colegio Alemán, Valencia. En la actualidad, por cuestiones de seguridad, el uso de la fuente ha sido eliminado permaneciendo como escultura-juego para los niños.
  • 2. Al viento, 1960. Hierro pintado. Fotografía Jaume Prat. Sant Cugat del Vallés. Escultura originalmente instalada en la avenida Diagonal de Barcelona. Propiedad del Banco Sabadell.
  • 3. Todos, 1964. Hierro Cromado. Fotografía Mercedes Navarro. Colección privada del Taller Alfaro, Godella. Mostrada en exposiciones individuales y colectivas tanto en territorio nacional como internacional.
  • 4. Homenaje a la libertad de conciencia, 1964. Hierro pintado. Fotografía Mercedes Navarro. Colegio Mayor Santo Tomás de Villanueva. Calle Universidad, Valencia.
  • 5. Mi pueblo y yo, 1964. Acero inoxidable. Fotografía Mercedes Navarro. Colección privada del Taller Alfaro, Godella. Mostrada en exposiciones colectivas nacionales.

1970-1979

  • 6. Homenaje a Leonardo, 1971. Madera. Fotografía Mercedes Navarro. Colección privada del Taller Alfaro, Godella. Mostrada en exposiciones individuales tanto en territorio nacional como internacional.
  • 7. Treinta y un ángulos rectos, 1974. Acero inoxidable sobre base de metacrilato. Fotografía Mercedes Navarro. Colección privada del Taller Alfaro, Godella.
  • 8. Suave-suave, 1974. Acero inoxidable sobre base de metacrilato. Fotografía Mercedes Navarro. Colección privada del Taller Alfaro, Godella. Mostrada en exposiciones individuales y colectivas tanto en territorio nacional como internacional.
  • 9. Gran círculo negro, 1976. Aluminio anonizado. Fotografía Mercedes Navarro. Colección privada del Taller Alfaro, Godella. Expuesta en espacios públicos de Palma de Mallorca, Madrid y Valencia.  Actualmente en la Fundación Alfaro-Hofmann.
  • 10. Cuadrado rombo naranja, 1977. Plexiglás. Fotografía Mercedes Navarro. Colección privada del Taller Alfaro, Godella.
  • 11. Convergencia de cuadrados azules y verdes, 1977. Plexiglás. Fotografía Mercedes Navarro. Colección privada del Taller Alfaro, Godella. Mostrada en exposiciones individuales y colectivas en territorio nacional.
  • 12. Homenaje a Ausias March, 1977. Acero inoxidable. Fotografía Mercedes Navarro. Ayuntamiento de Valencia. Jardines de Viveros, Valencia.
  • 13. El caracol, 1978. Acero inoxidable. Fotografía Mercedes Navarro. Colección privada del Taller Alfaro, Godella. Mostrada en exposiciones individuales en territorio nacional.

1980-1989

  • 14. Homenaje a Platón, 1980. Hierro pintado. Fotografía Mercedes Navarro. Colección privada del Taller Alfaro, Godella. Mostrada en exposiciones individuales y colectivas en territorio nacional.
  • 15. Circulo berniniano, 1980. Acero inoxidable. Fotografía Mercedes Navarro. Colección privada del Taller Alfaro, Godella. Mostrada en exposiciones individuales y colectivas en territorio internacional.
  • 16. Gott Natur, 1981. Acero inoxidable. Fotografía Mercedes Navarro. Colección privada del Taller Alfaro, Godella. Mostrada en exposiciones individuales y colectivas en territorio internacional.
  • 17. Campeonato mundial de Futbol, 1982. Acero inoxidable. Fotografía Mercedes Navarro. Ayuntamiento de Valencia. Avenida Aragón, Valencia.
  • 18. Logotipo del IVAM, 1987. IVAM, Valencia.
  • 22. Puerta II, 1983. Hierro pintado. Fotografía Mercedes Navarro. Colección privada del Taller Alfaro, Godella. Mostrada en exposiciones individuales y colectivas tanto en territorio nacional como internacional.
  • 20. Venus II, 1988. Hierro pintado. Fotografía Mercedes Navarro. Colección privada del Taller Alfaro, Godella. Mostrada en exposiciones individuales tanto en territorio nacional como internacional.
  • 21. Puerta V, 1988. Hierro pintado. Fotografía Mercedes Navarro. Colección privada del Taller Alfaro, Godella.
  • 24. Sturm und Drang, 1988. Mármol blanco de Carrara. Fotografía Mercedes Navarro. Colección privada del Taller Alfaro, Godella. Mostrada en exposiciones individuales en territorio nacional.
  • 23. Johann W. Goethe, 1989. Hierro pintado. Fotografía Mercedes Navarro. Colección privada del Taller Alfaro, Godella. Mostrada en exposiciones individuales tanto en territorio internacional.
  • 25. Charlotte von Stein, 1989. Hierro pintado. Fotografía Mercedes Navarro. Ayuntamiento de Valencia. Estación del Norte, Valencia.

1990-2005

  • 19. Homenaje a la mujer trabajadora, 1993. Hierro pintado. Fotografía Mercedes Navarro. Colección privada del Taller Alfaro, Godella.
  • 26. Ramsés, 1994. Mármol blanco de Carrara. Colección privada del Taller Alfaro, Godella. Fotografía Mercedes Navarro. Urbanizacion MasPalomas. Las Palmas de Gran Canaria.
  • 27. Homenaje a botánico Cavanillas, 2005. Acero inoxidable. Fotografía Mercedes Navarro. Umbráculo del Jardín Botánico, Valencia.

Bibliografía_

  1. Noticia sobre la inauguración del Taller Alfaro en El País. 
  2. Entrevista en La Vanguardia. 
  3. Necrológica en La Vanguardia.
  4. Listado de obras en la Comunidad Valenciana compilado por el IVAM para su taller didáctico sobre Andreu Alfaro para niños.
  5. El Taller de Andreu Alfaro, página oficial. 
  6. Noticia sobre la colocación de la escultura de Alfaro en el Jardín Botánico de Valencia. 
  7. Extracto del libro de Javier Maderuelo sobre La idea de espacio.
  8. Estudio Alfaro-Hofmann.

0 comentarios en “Andreu Alfaro (1929-2012), el dibujante escultor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *