los madriles

Los Madriles (Nueva Taberna), fundación, 1964 – clausura primera época 2011; reapertura con nueva gerencia y cocina, 2012

  • Ubicación: Avenida Antiguo Reino de Valencia, 48. Valencia localización
  • Arquitecta: Concha Ferrer.
  • Cocina: Cocina casera con producto de calidad en un entorno de diseño.
  • Estilo: Combinación de materiales de “tota la vida” y diseño de mobiliario de diferentes épocas y estilos creando un espacio atemporal.
  • Horario: De Lunes a Domingo abierto desde las 10 am a 00.45 am.
  • Web: losmadrilestaberna.com

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fotografías: Mercedes Navarro.

El local se encuentra en mitad de la avenida antiguo Reino de Valencia, una de las avenidas más hermosas que tiene esta ciudad donde principalmente la oferta de negocios es culinaria. Es el límite del barrio de moda, Ruzafa, y conecta directamente el centro de Valencia con el antiguo cauce del río. En el mismo corazón de esta avenida, entre el instituto de artesanos y la Parroquia de San Bartolomé que de mis favoritas me he encontrado uno de los mejores cocidos que he probado, salvando el de mi madre. En este local siempre se ha comido bien. En antiguo propietario, Don Pablo, que era el cocinero y su mujer, Mari, consiguieron con su restaurante ser una institución de la cocina elaborada de toda la vida con base en el buen producto. También la atención de los camareros y la decoración moderna para la época es algo que todavía se recuerda de la antigua gerencia. Pero la crisis ha afectado a todos y en verano de 2011 tuvo que cerrar.

En 2012 la reapertura de Los Madriles con nueva gerencia, interiorismo, cocina y con un concepto más de taberna supuso una pequeña revolución en la ciudad. Cómo conseguir reconstruir un negocio al que tanta gente tenía cariño sin perder la esencia pero con nueva personalidad y perspectiva. El aprender el pasado ha sido una de las claves para que este local tenga éxito. La cocina sigue teniendo un sabor casero al que se han añadido platos nuevos en los que el producto es la base de todo. Un menú diario en el que degustar su contundente cocido madrileño y en el que no sólo se come, se vive una experiencia. Aquí, hay que venir con ganas de comer disfrutando y si no tienes muchas, mejor déjalo para otro día. El menú de cocido son 16,5€ con postre y sin bebida, debería incluir al menos un agua, y quedas más que satisfecho. 

Para el diseño del interiorismo se ha tenido en cuenta la historia que tiene detrás. No sólo se ha conservado el nombre; antes mismo de traspasar la puerta de acceso, revistiendo el pilar que forma parte de la fachada se ha reutilizado parte del alicatado que había tras la barra antes de la remodelación. Clara declaración de intenciones, aquí se retoma la tradición en la forma de hacer las cosas y el buen producto para adoptarlo a un presente atemporal. Un proyecto integral que engloba el interiorismo, página web, cartas, tarjetas de visita, cartelería y señalética. Un ejemplo del proyecto global es la utilización del diseño de la baldosa hidráulica que reviste el frente de la barra y los suelos de los baños es el motivo también del fondo de la web y las tarjetas de presentación. Nada se ha olvidado en este renacer de un local “de tota la vida”. El espacio está dividido en las diferentes formas en las que puedes disfrutar de la carta; en la fachada hay barras corridas de madera maciza donde poder disfrutar del sol y el vermouth los domingos de invierno y las tapas especiales que haya ese día. En la zona de la barra donde queda expuesta la bodega de la taberna sobre unas ligeras estanterías metálicas y podemos perdernos eligiendo con qué vino acompañar la deliciosa croqueta que abre el apetito para el cocido. Ya, en la zona de mesas el mobiliario se combina entre asientos corridos, sillas de la abuela y los sillones de los Eames en colores vivos. El arte expuesto se estructura sobre una red de finos perfiles metálicos que en sí mismos ya forman una escultura sobre el paramento.  Azulejos de metro, baldosa hidráulica, parqué de bambú, pintura de pizarra, falso techo acústico, madera maciza para las superficies horizontales y sillas de diseño. 

Cocina casera de verdad con buen producto en un entorno agradable que refuerza la experiencia y el concepto de la comida.
 

Geolocalización_

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *