madame mim

Madame Mim, 2012

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Fotografías: Mercedes Navarro.

Con Madame Mim puedes estar horas. Te recibe glamurosa y a cada visita que le haces te enseña un conjunto espectacular diferente, otros muebles y te presenta un conjunto de artistas no habías visto antes. Madame Mim vive en la luminosa calle Puerto Rico desde hace poco, antes tenía un pequeño espacio en la calle Sevilla junto a la puerta roja, pero aquello no era suficiente para ella y ahora en su nuevo lugar puede explayarse a sus anchas.

La nueva casa de Madame Mim es lo suficientemente grande para acoger toda su fantasía y que pueda ser expuesta de la mejor forma posible. Desde el acceso, bajo la cúpula de cristal, podemos ver toda la tienda y frente a nosotros nos recibe Madame Mim. La sucesión de escaparates interiores donde se muestran piezas de ropa, objetos, mobiliario y accesorios a la vez cada vez son más y más sorprendentes. A pesar que haya escaparates interiores más especializados en un tipo de objeto o tipo de prenda en cada uno de ellos podemos encontrar de todo que nunca perdamos la idea que en la vida siempre es completa. En casa de Madame Mim podemos encontrar una máscara de gas, lencería de corsés con los brocados más barrocos, las gafas de sol que le has visto a tu madre en esa foto de joven que sale tan guapa o el armario de tu tía la del pueblo en el que te metías para jugar al escondite. A medida que avanzamos nos vamos introduciendo más en el universo de Madame Mim hasta que llegamos a un lugar donde nos podemos transformar en ella misma metiéndonos en su probador con alguno de sus maravillosos vestidos. Tras este subidón de estímulos para la vista y el corazon llegamos a la zona de descanso donde nos podemos sentar y leer las revistas de Madame Mim. Una vez descansados de tantas emociones Madame Mim nos tiene preparada una sorpresa final, tras una maravillosa máquina de coser podemos conocer a sus amigos, artistas emergentes que aprovechan el iluminado fondo de fiesta para exponer unas obras que no te dejan indiferente y añaden un interrogante más a la misteriosa Madame Mim. Todas estas piezas están enmarcadas por unas paredes y techos con personalidad propia, papel pintado de colores intensos, molduras de madera, pintura subida de tono y vigas de madera con revoltones, todo suma en la experiencia de comprar en esta tienda.

La mayoría de los objetos tienen su precio reseñado lo que facilita a ajustarse al presupuesto que te has propuesto antes de entrar porque si no, saldrías con la tienda entera.

Una muy recomendada visita en el corazón de Ruzafa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *